Mejorar empleabilidad y calidad del trabajo: Desafíos para un Chile más Justo y Sustentable
Lunes, 01 de Mayo de 2017 08:45

A. INGRESOS DE LOS TRABAJADORES CHILENOS

  • Según la CASEN 2015, los trabajadores chilenos perciben en promedio $461.951 líquidos al mes, por concepto de ingresos asociados a la ocupación principal.
  • Sin embargo, la misma CASEN 2015 nos indica que el 53% de los chilenos gana $300.000 líquidos mensuales o menos. El promedio es más alto ya que los ingresos mayores suben el promedio, lo cual da cuenta de la desigualdad de ingresos.
  • Esta situación es muy dispar entre regiones. Mientras el 50% de los chilenos que habita Antofagasta, tiene un ingreso mensual de 400.000 pesos o menos, el 50% de los habitantes de la Araucanía tiene un ingreso mensual de 250.000 pesos o menos.

Tabla 1: ingresos del 50% de chilenos según región.

 

B. REFORMA LABORAL

Tabla 2: Distribución de ocupados

 

- De cada 100 trabajadores, 60 trabajan como asalariados en el sector privado. Un poco más de 10, como asalariados del sector público, y casi 4 en el servicio doméstico.
- En concreto, son 4.883.767 personas las que se encuentran en condición de asalariados privados y se rigen por el Código del Trabajo. Prácticamente el 60% de dichos trabajadores, trabajan en empresas medianas y grandes. De hecho, un 39,6% lo hace en la gran empresa.
- Lamentablemente, en materia laboral, Chile tiene una baja cobertura en la negociación colectiva De esta forma, en el 95,2% de las empresas, no existen contratos ni convenios colectivos de trabajo vigentes.
- En ese sentido, la actual legislación tiene una serie de deficiencias que atentan contra el aumento de la cobertura en la negociación colectiva, que debiese ser el eje rector de una reforma laboral progresista:

1. Situación de los trabajadores de las micro y pequeñas empresas (MIPEs).

  • La ley establece quórums de constitución de sindicatos de a lo menos 8 personas.
  • Eso significa dejar afuera a más de un millón de trabajadores, prácticamente todos quienes trabajan en las MIPEs.

2. Situación de los trabajadores con contrato por obra o faena o limitado a la temporada.

  • Ley establece que las empresas sólo estarán obligadas a negociar en el caso de que la obra o faena transitoria tenga una duración superior a doce meses, situación que no se ajusta a la realidad, puesto que el 85% de los contratos a plazo o por obra o faena, tienen una antigüedad inferior a 12 meses.
  • Esto genera incentivos perversos, además de dejar fuera de la negociación colectiva a más de 500 mil personas.

3. Situación de los trabajadores subcontratados.
La Ley deja fuera a este tipo de trabajadores, que suman más de 300.000 personas.


C. DEBILIDADES DE LA LEGISLACIÓN ACTUAL


Los progresistas valoramos los avances cristalizados en la nueva Ley que moderniza el sistema de relaciones laborales en Chile y protege al trabajador. Sin embargo, es urgente avanzar hacia los siguientes puntos:

  1. La ampliación de la cobertura de la negociación colectiva => negociación por rama.
  2. Igualdad de género:
    Fortalecer algunos derechos de la mujer trabajadora, a través de distintas medidas (por ejemplo, mejorar la información sobre diferencias de sueldo entre hombres y mujeres; permite que la diferencia de sueldos se pueda negociar colectivamente; incorpora obligatoriamente a las mujeres a las comisiones negociadoras).
  3. No se termina con el Art. 161 del Código del Trabajo que permite despedir a un trabajador por “necesidades de la empresa”, lo cual atenta contra la sindicalización. Es una amenaza que siempre podrá usar el empleador.
 

editorial

agenda-propia

progresa-en-regiones

encuestas-twitter